←  VOLVER

El profesor y el grabador

El erudito profesor estadounidense era un mal orador. Un día, tuvo una idea. Grabó su próxima clase en casete y le hizo correcciones y cambios al volverla a escuchar.
La mañana siguiente, llevó un grabador portátil a la clase y cuando los estudiantes se acomodaron en sus bancos, puso la grabación. Los estudiantes escucharon atentamente y el profesor se puso muy contento. Decidió repetir lo mismo la clase siguiente.
La mañana siguiente, después de enchufar el grabador, el profesor contaba con algo de tiempo y se dirigió a la sala de profesores para tomar un café. Luego de conversar con sus colegas, regresó a la clase, justo a tiempo para apagar el grabador.
Este método le venía bien y durante las siguientes clases lo repitió. Un día, entró a la clase con confianza, encendió el grabador mientras todos los alumnos se ubicaban en sus lugares y, como de costumbre, se dirigió a la sala de profesores a tomar su taza de café.
Sin embargo, ese día no había nadie con quién conversar, por lo tanto regresó a la clase en unos pocos minutos. Para su sorpresa, vio que faltaban todos los alumnos de la clase y, en cada banco, ¡había un grabador que grababa fielmente la clase!
La información se transfería de un grabador a otro. ¡Ni siquiera de una cabeza a otra!

“EL MEDIO TAMBIÉN ES UN MENSAJE, TODO COMUNICA”-

Acceso Pacientes

Bienvenido

Ingrese Nombre de usuario y Contraseña para acceder.

Acceso Médicos

Bienvenido

Ingrese Nombre de usuario y Contraseña para acceder.